Artículos

Queridos Reyes Magos…

Las cartas dejadas en el zapato o lanzadas en globo no fueron para pedir regalos o buenas noticias sino para suplicar que en los próximos meses se aclaren muchas cosas que hoy generan harta incertidumbre

Hoy amanecimos con el barril a poquito más de 40 dólares y con tendencia a la baja igualito que la temperatura en casi todo el país, mientras que el dólar se trepó arriba de los 15 pesos y la bolsa –no la de plástico- dando tumbos ante un generalizado “minosaberr” y harta especulación alimentada por los sesudos “expertos financieros” de las televisoras que igual escriben en diarios milenarios, excelsos, universales, economistas, financieros y también en pasquines tv-noteros…

 

Para colmo, entre anuncio y anuncio de cremas rejuvenecedoras y bastones inteligentes para adultos de la cuarta edad nos recetan comerciales de todos los partidos, intercalados con los de logros gubernamentales de los estados y federales sin que haya opción de cambiarle al canal pues aparecen hasta en los de películas y telenovelas mexicanas.

 

¿Serán las cabañuelas? Hoy, día 6, le toca a junio, mes de elecciones aunque no uno de heladeras como las de esta madrugada ¡Sólo eso nos faltaría!.

 

No debo ni sería sensato menospreciar los efectos que estos y otros eventos pudieran tener en las Perspectivas 2015 aunque tampoco creo prudente a unas cuantas semanas de que presente el Décimo Cuarto Informe de la Situación de la Industria del Plástico de México, tirar a la basura la bola de cristal y afiliarme a los partidos pesimistas o volverme fan de los agoreros del no se pudo.

 

Si bien los precios “sotaneros” del petróleo y el dólar “mariposero” pudieran persistir por un tiempo, no hay nadie que pueda dar un pronóstico medianamente cercano a lo que sería la realidad ni sus efectos en la economía en tres o cuatro meses y mucho menos para el resto del año. Por eso pienso que el escenario en Enero-Abril –con todo y sus incertidumbres- no sería tan álgido para nuestra industria pues esos meses son los de menor demanda de plásticos, en promedio 10% inferior a la del período Mayo-Octubre.

 

Por otra parte, la mayoría de los analistas –los serios- prevén que los bajos precios del petróleo estimularán el consumo en los Estados Unidos, el cual será un motor principal del crecimiento en México por el efecto favorable en nuestras exportaciones no-petroleras que representan el 87% de las exportaciones totales del país, donde todas ellas consumen componentes o empaques plásticos en mayor o menor medida.

 

El dólar caro sí afectará las finanzas de los transformadores de plástico por el encarecimiento de su principal insumo, las materias primas, aunque también será un factor que incentive la competitividad de aquellas empresas que participan en la exportación de manera directa e indirecta pues el resto de sus costos son en pesos. De pilón, la CFE redujo en enero en 6.6% el precio ponderado del KWh de las tarifas HM que es la aplicable a la gran mayoría de las empresas del plástico y que también se paga en pesos.

 

Por todo lo anterior, Queridos Reyes Magos, te pedimos paciencia y prudencia a fin de que “no panda el cúnico” entre los industriales del plástico.

 

Nos toca ser pacientes para no adelantarnos a las vísperas. Bien dice Enrique Quintana en su columna de hoy en El Financiero (http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/por-que-hay-inestabilidad-financiera-1.html) que “los vaivenes en los mercados no van a ser eternos”, refiriéndose a los financieros y petroleros, y que “la sobrerreacción que a veces se produce en los mercados y que al paso de días o semanas tiende a corregirse”. Y termina diciendo que “en el caso del mercado petrolero, la correlación entre precios y oferta tiene rezagos. Si los precios bajan, no se puede simplemente cerrar la llave” y que “por esa razón, el retraso en la corrección da lugar a una caída aún mayor”. Yo le creo…

 

Igual habría que ser prudentes y manejar con gran atención y buen tiento los inventarios de materia prima pues es usual que en enero repongamos lo que dejamos de comprar en diciembre y hasta un poquitín más “por si las moscas”. El dólar seguirá alto mientras no se aplaquen los nervios en Europa por la llegada del partido Syriza cuyo candidato rechaza las medidas de austeridad y ha dicho que podría repudiar parte de la deuda externa. Esto empezará a esclarecerse a fines de enero cuando se lleven a cabo las elecciones y el nuevo presidente deje ver los toros desde la barrera y tenga que tomar decisiones de a de veras.

 

En unos días más sabremos cómo le está yendo a las tiendas de autoservicio y al comercio al menudeo que al final de 2014 vieron un ligero pero sostenido repunte en sus ventas. Recordemos que todos los plásticos que consumimos los mexicanos de a pie llegan al mercado interno por la vía de estos establecimientos, desde las televisiones de plasma y los automóviles hasta los alimentos y bebidas, las medicinas y demás bienes de consumo final que son grandes consumidores de plásticos. Pienso que si les sigue yendo “maomenos bien” a nosotros –los industriales- no tendría por qué irnos mal.

 

Entre el pesimismo alarmista y un optimismo mesurado, prefiero lo segundo…

 

Donde sí tendríamos focos amarillos es en el terreno político, y no por las autodefensas o los desaparecidos sino por los iluminados legisladores que anden en busca de un hueso trienal y quieran ponerse más estrellitas proponiendo regulaciones a los plásticos. Entre San Lázaro, la Asamblea Legislativa y 16 congresos estatales se estarán rifando 1,141 curules por las que ya están compitiendo más de 11 mil políticos. Al día de hoy hay una docena de iniciativas que buscan prohibir las bolsas, los envases de PET y regular la producción, consumo, distribución y reciclaje de los plásticos que habrá de atender a la brevedad. Están esparcidas en nueve entidades, en el Senado y la Cámara de Diputados por lo que la tarea se complica aún más.

 

Por esto, Queridos Reyes Magos, les pedimos que a todos esos legisladores y precandidatos les traigan una curul, una tablet, un iPhone6 y una 4×4, todas de la marca “Mi Alegría” para que se entretengan en su casa y no vengan a fastidiarnos con más ocurrencias.

 

Y para los lectores de las Cartas al Industrial, les pido les llenen sus zapatos de dulces sueños, salud, felicidad y mucho éxito en este 2015. Eso sí, a los que les tocó el muñequito de la Rosca, no les permitan que se hagan ídem con los tamales el 2 de febrero…

 

¡Feliz Día de Reyes!

 

Eduardo de la Tijera Coeto

 

PD: Café Plastitlán está ahora en los blogs de Tecnología del Plástico. Píquenle. Allá nos vemos…
PPD: Quienes no quieran recibir las Cartas al Industrial pueden solicitar que les retire de la Lista de Correos. No hard feelings…

Leave a Comment (0) ↓