Artículos

Perspectivas 2015…

Mientras analistas, académicos, burócratas, politólogos y periodistas especulan sobre el PIB de este año sin que se les vean ganas de ponerse de acuerdo, los signos vitales de nuestra industria y sus mercados hablan de que 2015 va a ser un buen año

Imagínense tras el volante y en carretera, digamos la México-Puebla pasando la caseta de Chalco, viendo que su auto avanza con potencia en la subida y a buena velocidad. Ven que enfrente siguen tramos de subida y su auto responde. En el radio escuchan que la gasolina aumentó de precio en enero, que los maestros de Guerrero y Oaxaca bloquearon las autopistas que cruzan sus estados o que el meteorológico anunció que este año habrá 30% más huracanes en el Golfo. ¿Pensarían que en la siguiente recta les va a fallar su auto? ¿Qué no alcanzarán a llegar a Río Frío?

 

Desde hace rato he insistido que el PIB –como indicador único- no es el mejor termómetro para medir la salud actual y la evolución futura de la industria del plástico y por eso ya dejé de leer la gran mayoría de las noticias y de los análisis económicos que aparecen en los diarios y noticieros porque en estos temas ya se llegó a un punto igual a lo que pasa con los “especialistas” respecto de las Chivas y su posible descenso a la Primera A o al doblete del América como campeón: Todos opinan y nadie busca ponerse de acuerdo.

 

Por eso, ni las noticias que van escuchando en su camino a Puebla, ni las discusiones sobre las Chivas o el América y tampoco las elucubraciones sobre el PIB de 2015 tienen que ver con lo que está sucediendo y probablemente ocurra con la industria y los mercados del plástico. No más imagínense si nuestro futuro dependiera de los aciertos o errores del Chepo o de Matosas.

 

La industria y los mercados del plástico crecieron en 2014. No todos a la par como sucedía en 1995-2000 pero sí en su conjunto. Ninguna de las 10 familias de productos plásticos vieron disminuir su producción o sus ventas en el año recién concluido aunque dentro de cada familia se hayan presentado comportamientos diferentes e incluso caídas en esos indicadores. En esto coincido con mi amigo Miguel acerca de los promedios. En todas las familias hay exitosos y otros que no lo son, hay guapos y bonitas y algunos no tan agraciados. Pero, si en el promedio familiar el saldo es positivo, la familia está contenta.

 

¿Qué hizo que nuestra industria y sus mercados crecieran como no había ocurrido en 11 años? Mi hipótesis es que los ciclos de los dos grandes factores impulsores del crecimiento se alinearon después de mucho tiempo de ir cada uno por su lado. Por una parte, el consumo doméstico –las ventas al menudeo- creció aunque todavía no tanto como nos gustaría. Y por otro lado, las exportaciones manufactureras mantuvieron un crecimiento vigoroso que jaló la demanda de plásticos. En otras palabras, “los bueyes de mi carreta” jalaron parejo y avanzamos mucho mejor que antes.

 

Aunque las importaciones de productos plásticos crecieron más que la producción, no fue de manera tan dramática como en años anteriores cuando todo el incremento del consumo se lo llevaban los competidores del extranjero. Mejor aún, como ya lo dije en entregas anteriores, se aprecia un muy saludable crecimiento de las exportaciones de plásticos, lo cual beneficia a los transformadores y, de refilón, a sus proveedores.

 

Pero el 2014 es historia y lo que nos ocupa es el presente y el futuro inmediato: 2015.

 

El lunes 9 de febrero se llevarán a cabo las conferencias Perspectivas 2015 que ha venido organizando la ANIPAC. El programa es muy completo porque podremos escuchar a la Dra. Delia Paredes de Banorte-Ixe con sus siempre atinados análisis de la situación económica y los pronósticos más razonables y bien fundamentados en todo el medio financiero.

 

Seguiré yo presentándoles el Décimo Cuarto Informe de la Situación de la Industria del Plástico de México, como lo he hecho desde 2001. Ahí daré detalles de lo que por razones obvias no les puedo revelar en este momento y también algunas sorpresas. Mejor asistan…

 

Nos hablarán también de la situación que guarda el Tal Chéil en América del Norte y, espero, de las implicaciones de la reducción en los precios del petróleo.

 

Tengo entendido y me da mucho gusto que Rina Quijada abordará el tema de la industria del plástico en América Latina. La preferencia que Rina ha construido y los afectos cultivados merecidamente en nuestro medio me hacen pensar que habrá lleno total.

 

Dos conferencias más, una de Bill Carteaux del SPI sobre la industria del plástico de Estados Unidos y Canadá y otra sobre el escenario económico mundial completan la cartelera.

 

Les aviso que no habrá promociones como las de las Chivas y el Ame para llenar sus estadios por lo que quienes no tomen las debidas precauciones se quedarán afuera…

 

Desde mi punto de vista, las Perspectivas 2015 del próximo febrero serán únicas por varias razones. En primer lugar, porque las expectativas económicas de las que Delia nos platicará son positivas cuando por años hemos escuchado –como dice Capulina- puros quizá, tal vez, a lo mejor, quién sabe. Creo que también conoceremos la real dimensión del Tal Chéil ahora que los Jeques pusieron en jaque a lo que parecería la cuarta revolución energética de la humanidad. Entre lo que Rina y su servidor presentemos, podrán ver que tras muchos años de sentirnos segundos, México es el mayor mercado de plásticos de América Latina desplazando a Brasil que en 2014 se las ha visto negras (bueno, en Londres 2012 también).

 

Seguramente Bill nos platicará de la buena salud de la industria del plástico de allende el Bravo y del interés de muchos plastiqueros vecinos por México –aunque no tanto como patio trasero sino como oportunidad para alianzas estratégicas con los mexicanos. Igual creo que nos contará de California y Nueva York que se le han ido a la yugular a las bolsas y al EPS.

 

Pienso que todo lo anterior –y lo mío también- serán noticias positivas para la gran mayoría de los asistentes. Lo que se dirá ahí no aparecerá en los diarios ni en los noticieros, de modo que si se la querían ahorrar ¡Qué lástima, Margarito! La inscripción a Perspectivas 2015 cuesta menos que un “Table” y vale más que muchos “bailes”. (1. Table es la Unidad de Cuenta que remplaza al salario mínimo y que sirve para calcular lo que en la industria del plástico se invierte para hacer un buen negocio. 2. “Baile”: El valor de un buen negocio perdido).

 

Aunque sea el 9 de febrero, habrá “tamales, ricos tamales, tamales calientitos”…

 

Saludos cordiales,

 

Eduardo de la Tijera Coeto

 

PD: Café Plastitlán está ahora en los blogs de Tecnología del Plástico. Píquenle. Allá nos vemos…
PPD: Quienes no quieran recibir las Cartas al Industrial pueden solicitar que les retire de la Lista de Correos. No hard feelings…

Leave a Comment (0) ↓