Artículos

Orlando NPE 2015 – Día 2…

No se cuál de los dos dichos aplique si “candil de la calle y oscuridad de tu casa” o “al país que fueres has lo que viéres” pero hoy me convencí de que existen los dobles discursos y las dobles morales que creo deberíamos desenmascarar…

Anoche les conté de mi hallazgo en Walgreens. Hoy les puedo decir que la Divina Providencia es prodigiosa y hasta cuando ando de bocón me cobija con su manto. Resulta que el episodio del empaque del pan del osito que les relaté anoche lo comenté en la conferencia sobre Sustentabilidad de la Cadena Plástica en América Latina que Tecnología del Plástico y Conversión-El Empaque amablemente me invitaron a dar como parte del Seminario en Español organizado en estos días en la tierra de Mickey Mouse.
Cuál no fue mi sorpresa que inmediatamente después de hacer mi comentario vi una mano en lo alto pidiendo la palabra y cuando le dieron el micrófono casi me voy de espaldas. ¡Se trataba de una joven ingeniero encargada de la supervisión de la innovación en empaques de la marca del osito! Estuve a milímetros de un supiritaco y entonce me enfoqué en otro asunto que traía bajo la manga relacionada con el comportamiento de las empresas dentro y fuera de nuestro país y que quiero compartir con ustedes.
Así como se dice que los mexicanos no nos pasamos un alto estando en los Estados Unidos aunque en México nos pasemos o intentemos pasarnos los más posibles, así sucede con las declaraciones ambientales de algunas empresas, y no me refiero a la del osito sino a las de mis inefables amigos los proveedores de aditivos degradantes de quienes hace meses no había hablado pero que hoy, las circunstancias me obligan a hacerlos protragonistas de esta Carta al Industrial.

 

Quienes visitaron Plastimagen 2014 quizá recuerden haber visto los stands de Plásticos Degradables (Symphony Plastics) o de Japan P-Life, el primero nada modesto sino todo lo contrario. Yo los imaginaba a ellos dos y a otros “líderes” de la industria de la degradafilia desplegando sus artes comerciales en plena Tierra de la Fantasía donde la imaginación y la realidad se entremezclan gracias al genio caricaturesco de Disney y a sus habilidades mercadotécnicas.
Pues ¿Qué creen? Ninguno de ellos tiene stand en la NPE 2015. Ni uno partido por la mitad. Le di varias vueltas al catálogo de expositores (eso también cansa) y apenas si encontré a Phoenix (un chiquitín entre los primos mayores) y a otros con nombres irreconocibles (junousjudeyar) pero para nada me aparecieron los d2w, los EPIs, los Wells, los Willow ni los Ecologic ni EcoPure. Ni un 3 por 3, siquiera…
La única respuesta que al respecto pude darle a Mimismo fue que su mercado no era este (el de Estados Unidos y Canadá) sino el de países como el nuestro (porque se les ve en las expos de México, Colombia, Ecuador, Perú, de Chile, de dulce y de manteca.)
Increíble que un mercado de 15 millones de toneladas les interese más que uno de 40 millones, me dijo Mimismo sin chistar. ¡Ah! Dear MySame (para no desentonar con el espanglish) le dije, es que acá no los dejan andar diciendo lo que se les viene en gana acerca de sus productos. Aquí no pueden promoverlos diciendo que garantizan la biodegradación, que los productos plásticos que los contienen tienen “vida programable”, ni siquiera que son oxo-bio, micro-bio o quesque-bio porque de inmediato se los apaña la Federal Trade Commission y los multa. Sin embargo, en Mexicalpan de las Tunas pueden decir y prometer lo que sea sin que les pueda tocar con el pétalo de una rosa porque ese tipo de declaraciones ambientales engañosas no están  bien reguladas como el “Los Estéits” o en la lejana Europa.
Pior aún, en México y otras partes de Latinoamérica se buscan legisladores a modo para promover prohibiciones a los plásticos -en particular las bolsas- que no contengan sus aditivos. Me consta porque lo intentaron con la Asamblea Legislativa del DF por allá por 2010. Aunque se les cebó, su estrategia es de cuchillito de palo con tal de obtener ventajas que difícilmente conseguirían en un plano de competencia leal.
La última no tiene desperdicio. Ahí les va… A raíz de que tres productores de polietileno que abastecen el mercado mexicano cuestionaron el uso de aditivos oxo-degradantes, la respuesta de una de los proveedores de estos polvitos fue inmediata y novedosa: Se consiguieron un vocero con una muy buena imagen pública y mediática para que hablara a nombre de ellos a favor de la oxo-degradación, catalogándola como una nueva tecnología que resolverá los problemas ambientales del plástico en todo el mundo. Dicho vocero es nada más ni nada menos que el conocidísimo Químico Guerra, de muy elocuente verbo y, para muchos, innegable autoridad en temas ambientales. El chiste es que la gente se la crea, que el mensaje de que la oxo-degradación en una buena solución permee en audiencias “cómodas” que nunca lo van a cuestionar.

Y México no es el único país donde han puesto en práctica este tipo de estrategias -la desinformación y las promesas vanas- pues con singular alegría han hecho lo mismo en Chile, Argentina, Colombia y demás de la región, así como en el Medio Oriente. Eso sí, en Estados Unidos no se atreven a decirlo porque se los cargaría el pintor (la FTC).
En pocas palabras, hoy constaté que los proveedores de aditivos degradantes hacen lo que les viene en gana en México porque no hay una regulación que se los impida y actúan cobijados en la impunidad. Por eso se exhiben en Plastimagen y en ExpoPlásticos pero no en la NPE. A esto yo le llamo “doble discurso” y “doble moral”. Pero, ¡Ojo! No todo está perdido. Existe el recurso de la denuncia ante la PROFECO que no hemos aprovechado. Al menos los llamarían a cuentas y tendrían que explicarle a la autoridad que no están dando información sesgada o incluso falsa. ¿Quienes se animan a ponerla? Yo estoy más que puesto, puestísimo…
Por lo demás, sin haber pisado la exposición, sólo de revisar el catálogo se me entumieron las piernas. Mañana les contaré de lo que vea en los pasillos y en los stands que pienso visitar.

 

¡Ah! Y sobre el caso del osito, quizá en otra entrega les comenté un poco más al respecto. Por lo pronto, hay disposición para platicar del tema.

 

Saludos cordiales desde Orlando,

 

Eduardo de la Tijera Coeto

 

PD: Café Plastitlán está ahora en los blogs de Tecnología del Plástico. Píquenle. Allá nos vemos…
PPD: Quienes no quieran recibir las Cartas al Industrial pueden solicitar que les retire de la Lista de Correos. No hard feelings…

Leave a Comment (0) ↓