El beneficio del plástico en nuestra vida

Home / Blog / El beneficio del plástico en nuestra vida
El beneficio del plástico en nuestra vida

Nosotros como trabajadores de las industrias plásticas nos dedicamos a: producir a base de compuestos orgánico-químicos poliméricos, obtenidos por síntesis a partir de derivados del petróleo, gas natural, carbón, entre otros materiales naturales de origen vegetal. Y así como creamos, en la última década hemos buscado en diversos niveles de nuestra estructura crear mecanismos de reciclaje y uso del plástico, a fin de ser parte del cuidado y preservación de nuestro planeta mediante la correcta utilización de nuestros productos.

Tomando en cuenta la diversidad de polímeros y su reciclaje, hemos buscado recordar en qué se emplean los objetos plásticos, los cuales poseen una utilidad frecuente en nuestra sociedad contemporánea, ya sea como bienes finales o como insumos para otras industrias; no obstante, en los últimos años se ha generado un debate respecto a las bolsas de plástico, los popotes o los anillos de plástico de los six-pack, residuos comunes encontrados en los océanos.

Sin embargo, cabe recalcar que si el plástico ha llegado hasta allí, ha sido debido a que como sociedad, hemos olvidado que somos parte de una Responsabilidad Compartida, lo cual significa que nuestras acciones (compra, uso y desecho) tienen consecuencias y que debemos de actuar a fin de que éstas tengan un impacto positivo para nuestro planeta y prójimo. Así que cuando compremos y usemos productos hechos de plástico, hagámonos las siguientes preguntas: ¿Qué pasa cuando lo tiro en lugar de reutilizarlo?, ¿Qué pasa si no lo reciclo cuando su vida útil ha terminado?

El plástico no es malo, y necesitamos recordar los beneficios que ha traído al desarrollo de la vida humana en el planeta, tal y como la preservación de los recursos naturales así como de la fauna de nuestro planeta, pues fue gracias al plástico que se detuvo el asesinato de elefantes para la obtención de marfil para la creación de bolas de billar, y a pesar de que esto fue en su inicio, actualmente el plástico sigue salvando vidas.

Muchas veces se ha comparado al plástico con otros materiales y se ha comentado que está en “desventaja” por no ser biodegradable.  Y realmente lo que ha hecho del plástico un gran material es justo eso, que como es químicamente inerte puede envasar con absoluta seguridad alimentos y bebidas, lácteos, gaseosas, hortalizas, frutas, fiambres, carnes, pescados, productos de conserva, entre muchísimos otros.

Pero aún hay más, pues vacunas, remedios, vitaminas, sangre, suero y plasma no podrían haber sido transportados y/o almacenados si no fuese porque el plástico1 permitió poder hacer uso de estos suministros médicos a gran escala. Los plásticos han provocado una disminución en enfermedades infecciosas, manejo del dolor y costos médicos. Además, polímeros de alta tecnología son utilizados con el propósito de crear extremidades artificiales; así mismo, dispositivos de administración desechables de plástico han visto gran éxito en el aminoramiento del riesgo de infección para los pacientes, siendo estos beneficiados de forma directa a través del uso de plástico, resultando en más vidas salvadas, y en el mejoramiento y prolongación de su vida debido a su uso.

 

 

 

Por ejemplo, procedimientos como las cirugías de corazón, inserciones de marcapasos o colocaciones de prótesis, serían extremadamente caras, disminuyendo así el número de personas que podrían verse beneficiadas, por lo que el desarrollo de la medicina durante el siglo XX y XXI sería impensable sin este material.

En el caso específico de las bolsas de plástico, estas son resistentes, reutilizables y reciclables. Son más resistentes que las bolsas de otros materiales, puesto que así como las hormigas pueden cargar hasta 50 veces su propio peso, éstas pueden cargar hasta 1,000 veces el equivalente a su peso; añadido a esto, las bolsas también son capaces de almacenar más de 700 veces el volumen que ocupan. En su fabricación, la bolsa de plástico consume hasta 90% menos agua y 70% menos energía.

Son muchas las acciones que se deben de tomar para que el plástico, que ha sido benéfico para todos, lo siga siendo y no se convierta en un problema irreversible por su mal uso al momento de que termina su vida útil.

Un consumidor responsable es el que hace toda la diferencia. ¿Te unes?

Bibliografía

Aristegui Maquinaria. www.aristegui.info/usos-de-los-plasticos-en-la-medicina/

Leave a Reply

Your email address will not be published.