El odio nos separa

Home / Blog / El odio nos separa
El odio nos separa

Una frase que es tajante, pero sin duda muy cierta, el odio nos enceguece, nos impide ver más allá de lo que nuestros ojos perciben y muchas veces nos hace volver a nuestros instintos primitivos. El engaño del odio es que nos dicta el rumbo hacia una dirección incorrecta y nos señala que es la única opción, privándonos así de otras perspectivas o puntos de vista, haciendo que un lugar de sumar, nos dividamos y nos debilitemos.

Actualmente existe un odio que nos está separando como sociedad, como país y como agentes de cambio… el odio hacia el plástico. Hemos escuchado cosas como: por culpa del plástico el mar está muriendo, por culpa del plástico hay un gran consumo de recursos naturales, pero la pregunta es: ¿Quién es el culpable?

El plástico no llega solo a los océanos, eso es algo incómodo de escuchar pero es cierto, ¿consume muchos recursos naturales? En Inboplast por ejemplo se utiliza tecnología con energía limpia para la protección de estos recursos, además de que otros posibles sustitutos de las bolsas de plástico, como las de papel por ejemplo,  contamina un 70% más el aire, (Fuente: Thompson, 2007, http://www.nbcnews.com/id/18538484/#.WrK2NuhubIU), ya que emite un 80% más de gases invernaderos (Fuente: Lilienfeld, 2008, http://www.deq.state.mi.us/documents/deq-ess-p2-recycling-PaperPlasticSummary_2.pdf),  además hay que tomar en cuenta que el producir papel requiere árboles, los cuales podrían estar absorbiendo el dióxido de carbono, y si esto no es suficiente, el proceso de producción de bolsas de papel resulta en 50 veces más contaminante del agua (Fuente: Thompson, 2007, http://www.nbcnews.com/id/18538484/#.WrK2NuhubIU).

 

 

La solución no es el odio al plástico ni al papel y cualquier otro producto, sino el verlos como un recurso que pueden reutilizarse y transformarse, si todos ponemos acción a nuestros deseos de cuidado, seguramente llevaremos a que las bolsas de plástico dejen de estar en los océanos sino en plantas de reciclaje (como las nuestras) para la óptima utilización de los recursos que ya tenemos a la mano, y así, seguir viviendo en armonía con nuestro planeta. Así que, ¿te unes al cambio?

Leave a Reply

Your email address will not be published.