Historia del plástico

Historia del plástico

Plástico, una palabra popular en nuestra sociedad, que provoca opiniones divididas y controversia, un conjunto de letras que estremece a muchos y enfurece a otros, pero ¿cuál es su significado? ¿Cómo surgió en nuestro planeta?

“Flexible y fácil de moldear” es el significado con el que se le acuñó desde un inicio al plástico debido a sus inigualables propiedades que revolucionaron al mundo. Actualmente se le conoce más por el término polímero, el cual significa “de muchas partes”, dando a entender las innumerables capacidades de transformación que puede existir en este elemento.

 

 

Su inicio se remonta en 1869, cuando John Wesley Hyatt brindó un sustituto al marfil al momento de crear el celuloide, dando como resultado la salvaguardia de los elefantes, puesto que eran asesinados para la sustracción de sus colmillos. Ante este invento, la humanidad por primera vez se encontró libre de los límites naturales, en donde no se necesitaba de la explotación de recursos para la solvencia social.

 

 

Más adelante, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, se necesitó de la protección de recursos naturales, los cuales escaseaban, así que el plástico fungió como el sustituto perfecto para las demandas que la guerra y sociedad exigían, dando como resultado el nacimiento del nylon y el plexiglás.

 

 

Sin embargo, con el paso de los años, y ante el excesivo consumo por parte de la población, el problema de los residuos plásticos comenzó a verse presente en nuestro planeta, tanto por una falta de cultura del reciclaje así como la errónea perspectiva del plástico como un material desechable.

Actualmente, nos encontramos en la vertiente entre la prohibición y la responsabilidad; buscamos la rosa pero no queremos las espinas, anhelamos los beneficios pero no el hacernos cargo de los resultados. No se puede ignorar la utilidad y ventaja que el plástico ha traído a nuestras vidas, no obstante tampoco podemos permitir la pasividad de nuestro entorno ante la contaminación.

Unidos se puede marcar la diferencia, como diría la gran Helen Keller:

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.